Friday, 14 September 2007

Femineidad y feminismo

Puedes encontrarte en las más altas esferas corporativas. Puedes volverte primera ministra (si eres de un país con tal) o presidente.
Puedes (y en la mayoría de los casos, debes) trabajar para aportar monetariamente a la familia de la cual formas parte.
Esto no es en vez de tomar cuidado de la familia, sino que viene a sumársele a las ya muchas responsabilidades que conlleva ser mujer (en el sentido ama de casa/madre).
Entonces, cuando te pones tu traje sastre esta mañana, y te apresuras (talvez en tu auto, con chofer) a la junta de CEO, crees que lo has conquistado todo. Pasamos por alto el hecho de que para estar ahí, hemos tenido que posponer el ser madres, o has dejado a tu retoño al cuidado ajeno.

Me pregunto si estas conquistas, no fueron una maquinación más de los hombres en el poder.
-Déjenlas, que se crean que han ganado la libertad y la igualdad de derechos.

Mientras tanto los hombres siguen ganando en media mas dinero por desempeñar el mismo puesto y no se sienten responsables (ni culpables) por relegar a segundo (o tercer) plano el hogar y los hijos.

Las batallas que debemos luchar son por igualdad de derechos, y no de actitudes.
Esto me lleva a mi segundo punto.

Si comparamos como han cambiado la manera de comportarse de las mujeres en el último siglo podemos apreciar la perdida de la feminidad.
Mi maestra de flamenco, que es una mujer muy sabia, a sus 70 años, ha vivido en las crisis de la guerra civil española y las dictaduras militares en Argentina y Brasil.
Ella nos cuenta que cuando tuvo su primer periodo, su padre salio a la calle, y volvió lleno de regalos: un vestido, unos zapatos de tacón, un lipstick en color natural, y una peineta...todo muy femenino, para marcar la ocasión en que su niña se volvió mujercita.
Aun apreciando lo hermoso del gesto, no me imagino que tal regalo sea bien recibido por las niñas-mujercitas de hoy. Yo se que yo hubiese preferido un par de converse, unos jeans (de preferencia Diesel) y alguna playera de esas que venden (vendían?) en las tiendas de la Condesa (Soho, por ejemplo) que ahora son tan frecuentadas por los fresas que se quieren disfrazar de "alternativos”*.

Así que ahora que las mujeres visten de traje sastre, beben cerveza y tequila que da gusto (y podrían vencer a mas de un hombre en una competencia), viven solas, viajan solas, tienen affairs, se consiguen un toy-boy de veintitantos cuando ellas tienen casi 50...el hombre comienza a perder su lugar tradicional. Será que eso explica la nueva ola de metrosexualidad? Estamos creando un nuevo equilibrio.

Pienso que somos muy exitosas en imitar las actitudes de los hombres. Solo que se nos ha olvidado que eso no garantiza tener los mismos derechos.
Y se nos ha olvidado también, quizás, que el poder de la mujer no reside en la igualdad al hombre, sino en la diferencia. Reside en la maternidad (y miren que yo soy anti-hijos como fin ultimo de la mujer). Sí, reside ahí, porque nos da la oportunidad de moldear a las nuevas generaciones y remodelar esta sociedad de machismo y de desigualdad de derechos (e igualdad de obligaciones, ahora que tenemos que trabajar para mantener a la familia) entre los sexos.

* La gran mayoría no tienen las credenciales reaccionarias suficientes para justificar el "uniforme" (hay que leer muchos libros de filosofía, pasar horas discutiendo la situación del país y gustar de algún poeta obscuro antes de pretender ser un intelectual!)

3 comments:

Zereth said...

Algo pasó en la plantilla.

Ok, volviendo al tema,estoy de acuerdo que el "poder" de la mujer radica en sus diferencias, pero realmente es absurdo "competir" con otro ser totalmente diferente, incluso yo no me atrevería a competir con otra mujer, aún entre mujeres es querer comparar manzanas con peras. Como género, sí a la igualdad de derechos se logra en aumento de obligaciones, pues es una "victoria" pírrica.
En mi nueva ola pro-maternidad, sigo apoyando a que no hay etapas (boda-hijos) obligatorias, prefiero el libre albedrío, si a alguien le sienta bien tener hijos, que disfrute el desvelo, si te sienta bien la soltería, pues a gozarla, que si la vida en pareja, entonces éntrele con ganas. No hay siempres ni nuncas, seas mujer, hombre o perro.

*la anotación al margen. Para la credencial creo que los requisitos son pocos, espero que con tu definición no salten los "intelectuales" levantando la mano.

Pily! said...

I agree!!!

Alabo las diferencias entre hombres y mujeres... alabo que la mujer sea el cerebro y el hombre la mano de obra...

Creo que la cosa está en definir realmente en qué consistió la liberación femenina, la igualdad de sexos...Nada de que yo puedo más que un hombre ni cosas subsecuentes... la verdadera ideología femenina es precisamente lo que tú comentas... Es reeducar a la mujer para liberar al mundo del machismo...Si no quieres machos no cries a tus hijos como tales!!

Los hijos no son el fin de la mujer ni menos el del matrimonio... Son un plus a tu naturaleza humana, el libre albedrío es lo que cuenta... It's up to you!!!


Ahhh por cierto!! qué delicia de maestra de tango te cargas!!! uff quien fuera tú para deleitarse con sus pláticas!

Saludos

Pily

Pily! said...

perdón!!! flamenco!!!