Friday, 29 June 2007

Efemerides 1:how a taxi ride can change a life.

En un dia como hoy, pero de 1998, mientras Alemania se disputaba con Mexico el pase a los octavos de final del Mundial de Futbol de Francia, yo me encontraba volando en un Boing que pertenecia a Lufthansa hacia Frankfurt, y de ahi, hacia mi destino final: Marsella. Aun en el vuelo hacia Frankfurt: un GOOOOOOL Mexicano! El capitan lo anuncio en el altavoz. No lo podia creer. Por supuesto el animos era mas de decepcion que de jubilo, pues habia mas alemanes ahi que mexicanos (no obstante que habiamos salido de Mexico DF, en aquellos años post-Gortari no era aun muy comun viajar a las europas para el verano, ni de mochilero, como lo es ahora).

En algun momento mientras cambiaba de avion debieron de haber caido los dos goles alemanes, pues ya nunca me entere como fue que a mi llegada a Marsella, Mexico ya no era mas parte del Mundial. (Damn it! Yo que los queria ir a ver jugar!)

Nunca me imagine como podia el destino mudar tan repentinamente.
Era casi media noche y no habia mas trenes ni autobuses, asi que tuve que tomar un taxi para llevarme a la residencia universitaria. El trayecto mas exasperante de mi vida. Pregunte muy claramente antes de subirme, -Habla ingles? –Si, claro.

No detecte la ironia en su voz…mas debio haberla, pues el tipo no hablaba
mas que frances. Lo cual, como se podria deducir de mi pregunta, yo no hablaba, ni entendia. El taxista no debio de haber pasado su examen taxistero tampoco, pues me preguntaba a intervalos regulares por donde debiamos ir. Me decia, -Par la? Par la?
Y señalaba con la mano por aqui y por alla… Que iba yo a saber? Yo acababa de llegar, que no me vio subirme en el aeropuerto con todos mis triques cual India Maria?

En fin tras algunas llamadas por radio (o seria celular) y muchos numeros dando vueltas en el taximentro, llegamos al campus universitario. Desierto…callado.

Finalmente, un alma! El taxista se orilla y baja su ventanilla, comienza una conversacion a gritos, me imagino, preguntandole al universitario por donde ir…

Era mi oportunidad de ponerme a cargo, de sentirme util, asi que interrumpi, y a grito pelado, le pregunte a la figura afuera del taxi si por casualidad hablaba ingles. -I am ENGLISH, dijo con enfasis, lo que resulto ser un hombre joven de muy buen ver!

Ya con mas tranquilidad y cierto entusiasmo, le confese al joven ingles que estaba yo en Marsella por causa de una escuela de verano en Matematicas, a lo que el respondio: -Yo tambien estare en esa conferencia. Asi pues, me explico que debia yo hacer, luego le explico al taxista en frances que hacer, y nos despedimos con un simple: Nos vemos mañana!

Mi cabeza daba vueltas: serian todos los hombres del Viejo continente asi de guapos? Serian todos los matematicos asi de simpaticos?

Sin que yo me diera cuenta, el hombre joven siguio desde lejos con su carro al taxi, solo para asegurarse que el taxista habia entendido bien.

Llegue a mi residencia, y tuve que pagar 650 francos (que en esos entonces estaba a 1.5 pesos mexicanos) y casi quise llorar. Subi a mi cuarto en el tercer piso. No consegui dormir. No se si seria el jetlag pero pase toda la noche pensando en el joven ingles. De hecho,
desde entonces no hay noche que no piense en aquel hombre.

Y ahora se que nunca le podre retribuir suficiente a aquel taxista el haberse perdido, y sobre todo el haber detenido en la penumbra de la noche la silueta de mi Dr. O.

8 comments:

Denny said...

wowww.. que lindo no me sabia la historia de ocmo conociste al lord.. muy bonita... oye ya se te extraña enlos foros y en el msn.. jaja ol soloa yer pues.

Anonymous said...

ORALE!!!! EN VERDAD QUE EL DESTINO TIENE LINEAS INIMAGINABLES PARA LLEGAR A EL.....

ESPERO QUE TE ENCUENTRES BIEN "K" NOS TIENES ABANDONAS POR LOS FOROS

SALUDOS

CLAUDETTE

Angela said...

Oye, pero que bien cuentas tu primer encuentro con el Lord, hasta pense en algun momento que leia alguna historieta o novela de amor... siempre el destino nos tiene algo preparado para nosotros.

Saludos Karla..

Yaz said...

Hola Special K

Hace mucho que no paso a saludarte.

¡Qué suerte! ¿o destino?...Yo creo en el destino....todo estaba planeado matemáticamente para tu encuentro.

Felicidades!

Zereth said...

jaja nah, era plan con maña. Cruzar el atlántico con tal de conseguir marido.


:P

jaja Saludos al Dr. O, me causó mucha gracia lo referente al British media.

Anonymous said...

Very nice introduction al mundo del Dr. O, por eso nunca te quejes de las cosas que no entiendes que alguien esta moviendo los hilos a su gusto pero siempre a tu favor :-)

Saluditos
Geor

I said...

guau!
Me encantan este tipo de historias, de cómo un pequeño momento cambia el destino de la existencia. Se siente tan bonito...
Saludos!

Pily! said...

Ya decía yo que las bellezas autóctonas no en balde somos muy cotizadas en el viejo continente! jejeje

Ahora sí... que el destino, los taxistas y las matemáticas nos alcancen

Besos

Pily